Los altavoces que tienen diversas cámaras de videovigilancia de la CDMX son una herramienta de difusión que permiten transmitir alertas e información de seguridad a la ciudadanía como: sismos, incidentes de alto riesgo, incluso el voceo de personas extraviadas.